Titin | 05/10/17 00:00

Redacción web

diaadiapa@epasa.com

@diaadiapa

Yo no sé usted, pero yo sí tenía mucha expectativa con la nueva propuesta televisiva de Medcom, OyeTV no por nueva, si por arriesgada y porque creía que estábamos ante una nueva ventana de entretenimiento para jóvenes y no tan jóvenes. También tenía ganas de verles porque no se puede negar su buena promoción de expectativa, muy fina por cierto. Lastimosamente mi expectativa terminó en una sensación de fraude por muchas razones.

Ya lo había escrito. OyeTv con tanto talento reciclaje del reciclaje del reciclaje con quien iba a quedar compitiendo era con Nex que se especializa en reciclar caras de otros canales por lo que ya eso no me sorprendía, sin embargo, lo que sí me sorprendió fue la aparente improvisación y la falta de coherencia en varias de sus producciones que son disparatadas sin personalidad ni dando los primeros pasos para crearles identidad como marca televisiva. Se lo voy a sustentar.

Presentaré una crítica de la pantalla como un todo y en los próximos días, voy con mi crítica individual a cada show que se estrenó.

Sin Filtro

La lamento, pero ese más que sin filtro, lo que está es sin orden, sin coherencia, sin lógica, sin sentido, sin una cabeza que lo dirija, sin producción inteligente, sin pasos firmes para crearle identidad de pantalla, sin un formato divertido ni atractivo y el resultado es el desastre que nos presentaron en su estreno.

Lo siento, pero ninguno de los host de esta propuesta Estefanía, Marie, Ismael, Pedro-Pollo aportó nada de entretenimiento, nada inteligente, nada que los hiciera diferentes y nos invite a verlos por novedoso o entretenido. Lo que vimos fue a varios talentos hablando nada. Varios talentos dizque descontrolados por la emoción del estreno y recurriendo a gestos y comunicación corporal que no decía nada, que fue más lo que les restó como talentos y que no invita a verlos nunca más.

Es evidente que la producción de "Sin Filtro" olvidó que hasta un show donde se pueda hablar de todo, requiere a cuadro de un orden en su producción, de unas características diferenciadoras de cada talento para crearle personalidad y de un contenido tan bueno como divertido. Aquí, de verdad, se quedaron sin filtro, pero para ofrecer una buena producción y contenido más allá que ver a cuatro casi extraños hacer nada.

Lo bueno, su escenografía y que este show tiene talentos nuevos, mezclados con talentos con algo de exposición en pantalla, pero uno muy-muy malo. Yo al tal Pollo, por malo como host, se los devolvería a TVN… de Fidanque a Toledano.

La Mordida

Con La Mordida tengo sentimientos encontrados porque aunque se promociona como un show de espectáculos e infoentertainment también recurre al chismorreo. Esto, aunque no me guste, no me molesta porque las dos presentadoras son caras recicladas de shows de chismes por lo que ellas deberían estar-sentirse como lavanderas en río y a cuadro proyectarlo, pero con caché que entiendo es lo que van a hacer.

El problema es que en el caso de la Sra. Mónica Díaz, quien maneja muy bien el arte del sarcasmo, en este show no definió qué es o cómo va a ser ella realmente en esta propuesta. La "Lola Díaz" que todos conocimos desbocada, divertida y que no tiene filtro o un personaje extraño muy lejos de ser lo que es como personaje televisivo. Yo aplaudo su regreso a pantalla, no sus formas. En el caso de Yosibell Sánchez, ella siguió siendo la misma que en Purgatorio. Ni más ni menos. Ambas hacen química, eso sí.

El contenido fue terriblemente malo. ¿A qué productor se le ocurre salirse en su día de estreno con eso del divorcio de Brad Pitt o con información poco actual del mundo del espectáculo y el chismorreo? En un estreno uno sale con contenido tan exclusivo y bueno que dejes con la boca abierta y con ganas de morder más. Su estreno ni ganas de masticar un chicle dio. Lo mejor, obvio, la escenografía del maestro Emilio Torres.

Dizque Late Night con la Tres Pisos

Una cosa es que la Sra. Patty Castillo sea una intrépida en sus redes sociales y que haya sido la chispa de Mucha Noche y otra, muy diferente, jugar a ser actriz o creerse tener la capacidad de sostener un monólogo divertido. Como también una cosa ser dizque experto en modas en redes sociales a ser un buen co-host de un late night. Terrible Mauricio Herrera-Barría como co-host.

En el caso de este show, fue como una publicidad engañosa. Muy buena promoción y el resultado un fraude. La Sra. Castillo es muy talentosa, no tiene necesidad de querer sobresalir más que los invitados. Su estreno fue el Show de Patty Castillo, con Patty Castillo. Ella quería en su afán de figurar, sobresalir más que su invitado Nacho. Muy burdo. Todo esto sin contar los tiros de cámara donde se veían los cables sin disimulo ni compasión.

No hay mejor palabra para calificar esta propuesta que "dizque", porque fue un "dizque" monólogo en un "dizque" show divertido donde se hacen "dizque" entrevistas y "dizque" dinámicas a artistas invitados.

En resumen, OyeTV a cuadro, más pareció un improvisado lanzamiento que una propuesta bien pensada. Mucho por mejorar. Formatos sin definir. Host sin saber qué hacer y qué no hacer. Celebrar esto es ahogarse en muy poquita agua.

  • Yo al tal Pollo, por malo como host, se los devolvería a TVN? de Fidanque a Toledano.