Titin | 05/26/17 07:45

Redacción web

diaadiapa@epasa.com

@diaadiapa

Yo estoy realmente aterrado con lo que está pasando en las noticias, muy en especial con las de Telemetro porque una cosa es producir noticiarios y otra, muy diferente, producir noticiarios como si fuera un show de infoentretenimiento o de chistes. 
 
Una cosa es ser un periodista que reporta un hecho con seriedad y otra, muy diferente ser un talento de televisión que hace “show” de la noticia. Una cosa es tener un noticiario bien producido y con contenido inteligente-informativo y otra muy diferente, un circo donde algunos de sus talentos jueguen a hacer noticias. Un chiste.
 
 Sí porque para mí es un chiste, muy malo por cierto, que un periodista quiera ser más noticia que la noticia o, lo que es peor aún, que un periodista busque, directa o indirectamente, ser parte de la noticia. 
 
Pero vamos por parte para que me comprenda usted que me lee y que quizá desconoce las diferencias de los géneros periodísticos. 
 
Una noticia, aquí, en China o donde sea, es información sobre algo que se considera interesante divulgar. Punto. Ni más ni menos. Todo lo demás, es “show”. Si hay huecos en la calle, se informa el estado de las calles. Si se está desperdiciando el agua en un país donde hay sectores que no tienen agua, se informa el hecho y todo lo que este implique.
 
  Aquí, por “show”, malo por cierto, algunos reporteros de Telemetro Reporta, que se supone es un informativo serio, regañan a las autoridades, emiten opiniones, -en sarcasmo- le compran un pastel a los problemas que no han sido solucionados, invitan a gente a cantarle el cumpleaños al problema no solucionado, se meten en los huecos y hasta, cual el personaje de los súper amigos ‘Aquaman’, intenta bucear en el hueco lleno de agua.  Esto es un patético.
 
 ¿Es realmente necesario eso para presentar una denuncia de la ciudadanía? ¿Esto es para los que producen Telemetro Reporta su máximo de calidad noticiosa? ¿Hacer eso es noticia? ¿Esto es calidad informativa?
 
Señores, esto es simple. Si yo como reportero me meto en un hueco para decirle a la gente que el hueco es profundo o buceo en un hueco lleno de agua por lo profundo que es, la noticia como tal se pierde porque evidentemente la gente queda hablando del ‘reportero Aquaman’ y no de la problemática que se supone es lo realmente importante. Esto es “show”. Punto.
 
 Otro caso, de Telemetro Reporta. Una cosa es que uno como negro –yo lo soy- esté orgulloso de ser afrodescendiente y de su raza negra y otra, muy diferente, que para cubrir un desfile tú te tengas que vestir –ojo estando en noticias- del tema que estés tratando.  Y es que esto, aunque parezca un aporte del periodista a sus raíces, lo lamento, no es correcto para un informativo porque noticias es “show” en su producción visual, no así en su contenido y lo que el reportero haga es parte del contenido, no del “show”. Alguien en producción de noticias no está cuidando la calidad de lo que sale al aire.
 
¿Si mañana se celebra el día del huevo y el reportero le gusta desayunar huevos y se siente orgulloso de decir que come muchos huevos, se va a vestir de huevo y será “Huevoman”? ¿Si un periodista cubre la marcha gay y es homosexual o lesbiana y está orgulloso de ello, va a salir en su despacho vestido de arcoiris? ¿Si Jenia Nenzen que cubre con profesionalismo (como pocos) la envían a la beatificación de una monja, va a salir vestida de Bethlemitas o le van a pedir-permitir que salga con un hábito solo porque ella es orgullosa se practicar la fe católica? ¿Si van a cubrir las fotos Spencer Tunick van a hacer el reporte desnudos? Sí, parece exagerado, pero comprenden lo poco serio que sería y es esto. 
 
Hay licencias que en ciertos géneros periodísticos y formatos televisivos se pueden permitir, por ejemplo en un reportaje para Tu Mañana, eso es una cosa, pero este juego de querer ser más noticia que la noticia le resta credibilidad a la marca noticiosa como un todo. Sí, podrá generar empatía en los sectores que se celebren o en los afectados de una situación no solucionada, pero como un todo le resta al noticiario.
 
Aplaudo las coberturas de hechos que las autoridades tienen la responsabilidad de solucionar y sobre todo que se les de seguimiento, pero las coberturas sin “shows”. Las verdaderamente periodísticas. Aplaudo los despachos por diferentes celebraciones, si son noticiosos. Los noticiarios, entre un montón de gente están integrados por periodistas, por reporteros, no por “showman” noticiosos. Ni es lo mismo ni se ve igual.
 
Si las cosas siguen así, no quiero que llegue el día del huevo, de la tortuga, del almojábano, de la tortillera ni de la chácara ni el de Star Wars… que la fuerza –de la coherencia, credibilidad y creatividad- los acompañe.