Mundo | 06/17/17 13:45

Foto: EFE

Redacción EFE

diaadiapa@epasa.com

@diaadiapa

La falta de atención médica y escasez de agua y comida han causado la muerte de cientos de civiles atrapados en el casco antiguo de la ciudad septentrional iraquí de Mosul, último reducto del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en la urbe.
 
Un médico atrapado en territorio yihadista y que se identificó como Abu Gaiz dijo a Efe que los habitantes del casco antiguo de Mosul se mueren lentamente por el hambre, la sed y la falta de medicamentos que afecta, sobre todo, a los ancianos enfermos y a los heridos en los bombardeos.