Fama | 06/14/17 00:00

Dos términos comúnmente utilizados en medios de comunicación. Por espacios que buscan demostrar que su norte es informar sin sesgo, sin una agenda, cosa poco probable. Por lo menos mientras la pantalla sea un negocio.

Pero cuándo pasamos de ser creíbles a ser tan increíbles, que debemos esmerarnos en demostrar, a quienes nos ven, leen o escuchan, que somos una buena opción para informarse.

Hablo de la noticia, en particular, porque los medios de comunicación abarcan una amplia participación de diferentes espacios y eso es para otro tema.

El manejo de términos, el cuidado de no divulgar una imprecisión, en fin, cuidar cometer el menor error posible, debe ser el norte. Solo informar, decir las cosas sin intencionar es lo que aprendemos, pero los vicios del sistema y su entorno nos involucran en otra realidad. Ojo, no es lo mismo poner una noticia en perspectiva, que dar tu perspectiva sobre ella.

Menos cierto es, que en un país de cuatro millones de habitantes y unos 6 o 7 canales de televisión abierta, que no exista influencia de tipo económica o política es casi imposible. Los intereses, de todo tipo, son los que mueven el ritmo cotidiano del país, desde que amanece hasta llegar la noche.

Mientras jugamos a ser informantes sin intencionalidad, hay una población necesitando escuchar los distintos puntos de una noticia y bien podrían hacerlo cambiando de canal, haciendo eso que en el argot mediático llamamos za ping. Hace poco escuchaba a alguien que equivocadamente denunciaba que algún medio manipula información. Manipular información es publicar en virtud de una conveniencia algo que no es cierto, mientras que darle un giro a la noticia es un estilo. Por ejemplo, un adulto mayor fue atropellado, un medio puede narrar el hecho, otro resaltará la falta de espacios peatonales correctos para la tercera edad, alguno responsabilizará a sus familiares por permitirle salir solo y otro la imprudencia por no utilizar el paso peatonal. ¿Alguno mintió? Por supuesto que no, quizá se obvió algún detalle o no se mostraron los distintos ángulos de esa noticia, pero ninguno mintió.

Pero esta posibilidad no es de dominio general y ahí vienen las confusiones al creer que existe manipulación. No digo que no se dé, porque hay casos muy específicos en donde es evidente la intención de "sembrar" una noticia y ocupar la opinión pública en ella, pero difícilmente manipulable algo que ocurre o está ocurriendo. Un punto de vista inocente, posiblemente, pero quien no se de cuenta en la diferencia de ambos casos será parte del juego.

Amenazar la existencia de redes sociales, también de información, es un error de distracción terrible, pero distracción para quien se ocupa en regularlas, terrible. Y son aquellos que denuncian manipulación, a conveniencia, los mismos que apoyan tal medida.

El derecho a información es eso, un derecho. Pertenece al ciudadano, no a los administradores de la cosa pública, no a los que les toca el momento incómodo. Esos deben esperar a pasar lo que les puede parecer un trago amargo, porque son los gajes del oficio.

#############

"Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz." Benito Juárez